TRATADO DE OTTAWA

El Tratado de Ottawa o la Convención sobre la prohibición de minas antipersonal, entró en vigor el 1 de marzo de 1999 y tiene como objetivo la eliminación de las minas antipersonal en todo el mundo. Hasta la fecha, 162 estados son parte del Tratado, por lo que más del 80% de los países del mundo se han adherido con su firma, siendo, por tanto, uno de los tratados internacionales más ampliamente aceptados.

Por este acuerdo auspiciado por la ONU, cada estado miembro se compromete, entre otros acuerdos, a:

  • No emplear, poner a punto, producir, adquirir, almacenar, conservar o transferir a quien sea minas antipersona (art. I)
  • Destruir todas las minas antipersonal en su posesión a más tardar cuatro años después de la entrada en vigor de la Convención para este Estado miembro (art. IV)
  • Destruir todas las minas antipersonal presentes en zonas de su territorio, dentro de los diez años después de la entrada en vigor de la Convención para ese Estado miembro y, después de haberlas identificado y señalado

Solo 35 estados permanecen fuera del Tratado, pero la mayoría de ellos actualmente no usa ni fabrica minas antipersona.

Algunos de los países que todavía no han firmado son: China, Estados Unidos, Rusia, Corea del Sur, Corea del Norte, India, Pakistán, Myanmar, Emiratos Árabes Unidos, Cuba, Egipto, Israel, Vietnam e Irán.

Antes de la existencia del Tratado sobre la Prohibición de Minas, se tenían por lo menos 50 Estados productores de minas antipersonal. Actualmente, tan solo 11 Estados están identificados como potenciales productores de estas armas: China, Cuba, India, Irán, Myanmar, Corea del Norte, Pakistán, Rusia, Singapur, Corea del Sur, y Vietnam.

La organización internacional Landmine Monitor ha borrado a los Estados Unidos de su lista de productores de minas antipersonal después de las declaraciones hechas en junio 27 de 2014. Esta nación, anunció públicamente su política de repudio frente a cualquier futura producción o adquisición de minas antipersonal.

¿Tienes dudas? Estaremos encantados de contestarte.